About Us
  Publications

La Representatividad Del Proceso Colectivo

En fecha 02 de diciembre de 2014 la Corte Suprema de Justicia de la Nación, siguiendo la línea procesal fijada desde el precedente Halabi y profundizada en una creciente y constante labor jurisprudencial (Cavalieri c. Swiss Medical S.A.; PADEC c. Swiss Medical; Unión de Usuarios y Consumidores c. Telefónica Comunicaciones Personales S.A.; Consumidores Financieros c. Banco Itaú; Consumidores Financieros c. La Meridional; Municipalidad de Berazategui c. Cablevisión S.A; ASSUPA c. YPF S.A; Asociación De.Fe.In.Der c. Instituto Nacional Serv. Sociales para Jubilados y Pensionados; entre otros), y, en la Acordada 32/2014 que creó el Registro de los Procesos Colectivos para el orden nacional, se expidió en los autos “Kersich, Juan Gabriel y otros c. Aguas Bonaerenses S.A. y otros s/ Amparo” afirmando la representatividad del proceso colectivo.



En el referido caso ´Kersich´, 2641 vecinos de la localidad de 9 de Julio –Provincia de Buenos Aires-, adhirieron a un reclamo inicialmente promovido por 25 personas, tendiente a que Aguas Bonaerenses S.A. suministre agua potable, de conformidad con los niveles de arsénico, cloruros, floruros y solidos dispuestos en el Código Alimentario Argentino. De este modo, al sumarse al proceso en trámite y de acuerdo a lo dispuesto por el juez de primera instancia, se beneficiaron con una medida cautelar que había dispuesto que la empresa demandada debía proveer a los actores originarios y a los adherentes, en sus respectivos domicilios, bidones de agua potable (no menos de 200 litros mensuales por persona).

La Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, al desestimar la queja deducida contra la decisión de la alzada, confirmó el pronunciamiento que había acogido la adhesión de los numerosos actores ingresantes a la causa.

Pero, por el contrario, la Corte Suprema de Justicia de la Nación, hizo lugar a la queja, declaró procedente el recurso extraordinario dejando sin efecto la sentencia apelada por la demandada, y afirmó que “…los jueces provinciales no pudieron integrar, de manera intempestiva y sorpresiva, a un número exorbitante de coactores al amparo colectivo ambiental, sino que debieron arbitrar los medios procesales necesarios que, garantizando adecuadamente la defensa en juicio del demandado, permitieran que las decisiones adoptadas en el marco del presente proceso alcancen a la totalidad del colectivo involucrado, sin necesidad de que sus integrantes deban presentarse en la causa, medida que claramente desvirtúa la esencia misma de este tipo de acciones.”

La línea trazada por la Corte, mantenida hace varios años, es clara y precisa. Estamos frente a un tipo de proceso en el que se formulan pretensiones o defensas representativas de un grupo o clase de personas. Es por eso que los integrantes de un grupo no deben presentarse individualmente en el pleito desvirtuando su esencia. No estamos ante una modalidad adhesiva, de “opt in” o litisconsorcial.

Se trata justamente de que una persona represente adecuadamente los reclamos o defensas del grupo involucrado en el conflicto sin que sea necesario que sus integrantes concurran al pleito, siendo esta representación la que permite luego hacer extensivas las consecuencias del proceso a todos los miembros del grupo.

VIEW PDF

SEARCH PUBLICATIONS

  1. » View all publications